Ranos 54-55
Ranos 54-55

FUENTE DE PIEDRA

El tesorillo de 66 denarios encontrado en

Fuente de Piedra

         Al norte del cortijo de La Doctora y próximo al cortijo del Diablo y Los Altos Ramírez, en el límite con el municipio vecino de La Roda de Andalucía, fue encontrado lo que más tarde se ha dado en llamar «El Tesorillo de Fuente de Piedra», consistente en 66 denarios de plata pertenecientes a la Colección Marsal y que actualmente se encuentran en el Depósito del Museo Arqueológico de Sevilla, siendo parte del Fondo Arqueológico Ricardo Marsal Monzón (FARMM).

         En las fichas originarias de la colección se hace constar que los 66 denarios fueron adquiridos en bloque a la misma persona, en el mismo momento y con la misma procedencia.

         Estas 66 monedas abarcan un espacio temporal de tres siglos, desde las guerras celtibéricas del siglo II a. C., acuñación más antigua, hasta la más moderna de ellas, acuñada a principios del siglo II de nuestra era, bajo el mandato del emperador Trajano.

         A la época republicana (siglos I y II a. de C.) pertenecen 17 denarios,  acuñados en momentos en que se suceden las guerras celtíberas, el conflicto sertoriano, las guerras civiles, el enfrentamiento entre Cesar y Pompeyo y el mandato de Marco Antonio. El resto, las 49 piezas restantes son de época altoimperial (siglos I y II d. de C.)

         El estado de conservación responde en cada una de ellas al tiempo que estuvieron en circulación, de tal manera que las más antiguas son las más deterioradas, si bien, el conjunto perteneciente a Marco Antonio, ya en la etapa final de la república, presenta un mayor desgaste. Son las acuñaciones de la época Flavia (de Vespasiano a Domiciano), las mejor conservadas, coincidiendo posiblemente con el inicio del ahorro y acumulación del «tesorillo». La última de ellas, impresa durante el mandato de Trajano parece recién salida del cuño.

         El tratarse de unos ahorros concentrados en la misma bolsa sólo nos permite especular lo estrictamente necesario en cuanto a las monedas en sí. Sin duda, este «tesorillo» perteneció a algún pequeño propietario de aquel tiempo que fue ahorrando de forma paulatina, sin que el montante final supusiese una gran riqueza, pero sí una notable ayuda en caso de necesidad.

         Una visión más aproximada y real de la actividad romana en el entorno de La Laguna Salada la dan las 70 monedas encontradas en sus inmediaciones, analizadas por el arqueólogo Carlos Gozálbes que, aún siendo pequeño el número de monedas analizadas, lleva a la conclusión de una mayor actividad durante el Bajo Imperio (siglos III y IV), jugando un importante papel la sal de La Laguna, que contó con un entramado de caminos que conectaban con las vías romanas más importantes que atravesaban la zona.

         Sobre ese entramado de caminos fue publicado en 1986, en la revista Jábega de la Diputación Provincial de Málaga, un trabajo conjunto del citado arqueólogo  y el que esta nota escribe bajo el título «La Vía de la Sal», al que haremos referencia en otro momento. 

 

Francisco Muñoz Hidalgo

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© generacion-ranos54-55.com