Ranos 54-55
Ranos 54-55

FUENTE DE PIEDRA

(1923-1925)

Bajo el Directorio Militar de Primo de Rivera

         En 1923 Miguel Primo de Rivera dio un golpe de Estado. El primer año y medio (septiembre de 1923 a marzo de 1925), conocido como Directorio Militar afectó a Fuente de Piedra en múltiples aspectos al imponerse la dictadura. Con ella se suprimieron las libertades políticas, las demandas proletarias, la Constitución, se disolvieron los ayuntamientos y declaró el estado de guerra.

         En esta situación, el entonces alcalde, D. Francisco León del Pozo, convocó un pleno extraordinario el sábado 22 de septiembre para determinar qué medidas se adoptaban. Resultado de ello fue la adhesión e identificación con el levantamiento militar, dejando constancia en acta y proponiendo que un concejal se desplazase a Málaga con copia certificada de la misma para hacer llegar la decisión tomada a la autoridad malagueña y al Directorio Militar.

         El martes 2 de octubre se vuelve a reunir en sesión extraordinaria la Corporación, pero la convocatoria no parte de alcalde, sino de la autoridad militar; el teniente de la Guardia Civil de la línea, D. José Gómez Rojas, que presidió el acto, procedió a la disolución del Ayuntamiento y lo sustituyó con vocales de la Junta de Asociados, siendo los provisionalmente elegidos D. José García Dorado, alcalde, y D. Plácido de la Torre Carrascosa y José Galisteo Martín, 1º y 2º teniente de alcalde respectivamente, completando la Corporación otros seis concejales, de los que dos de ellos dimitirán antes de finalizar el año.

         Mientras todo esto ocurría, un abogado de Linares, D. Fermín Martínez Huarte, en calidad de socio gestor de la sociedad Lozano Pintado y Compañía, presentaba una solicitud con el objetivo de construir  «[…] una fábrica de extracción de aceite de orujo mediante sulfuro carbónico y una fábrica de jabón.» Ante la aquiescencia de D. José Rodríguez Zambrana, médico titular, que no vio inconveniente, ya que se pretendía ubicar en unos terrenos que la compañía poseía en La Sota, a las afueras del pueblo y sin peligro para la población, la Corporación la autorizó y antes de finalizar el año ambas fábricas (orujo y jabones) habían iniciado su actividad.

         Bien asentada la dictadura, en febrero de 1924, el delegado gubernativo del partido, teniente coronel de infantería D. Ricardo Serrador Santés hace una visita al pueblo, revisa las cuentas, repone los dos concejales faltantes y recomienda  arreglar «todas» las calles, reformar la fuente pública, separar con una verja la zona de recogida de agua y el abrevadero de las bestias, y situar el lavadero al final de la Plaza del Prado, llevando hasta allí el agua mediante tubería, tapando el arroyo que sirve de desagüe, lo que convertiría la Plaza en un bonito paseo. De vuelta a la Casa Consistorial, el delegado felicitó a la Corporación y quiso que constase en acta que de todos los Ayuntamientos de su distrito, «[…] el de Fuente de Piedra ha sido el único cuya Corporación, por su buena gestión no ha sido necesario destituir

         Con el ánimo subido y los tiempos que corrían, el Ayuntamiento no duda de sumarse a la solicitud presentada por el médico Rodríguez Zambrana de homenajear a D. Francisco Luque, grabar una placa para colocarla a la puerta de entrada de su palacete y dar su nombre a la calle en la que se ubica, sustituyendo el de Mesones por Francisco Luque. Homenaje que contó con el apoyo de la mayoría de la población.

         El domingo 6 de abril volvía el delegado gubernativo, teniente coronel Ricardo Serrador, disolvía el Ayuntamiento provisional y con algunos cambios nombraba la nueva Corporación. Se allanaba el terreno. Un mes más tarde informaba al nuevo Ayuntamiento elegido el proyecto de crear la Unión Patriótica, un partido «apolítico» formado por «gente de ideas sanas y de buena fe» con ideales patrióticos. La Corporación acordó por unanimidad y con entusiasmo apoyar la creación de dicho partido, propagar la idea en la localidad y, para facilitar que los vecinos ingresasen en sus filas, se convocaba una reunión cuatro días más tarde, el domingo 18 de mayo, en el edificio de la Escuela de Niñas (hoy sede del Ayuntamiento), para constituir el Comité Local. A la reunión asistió el propio delegado, teniente coronel Sr. Serrador Santés. Sin embargo, aunque no contamos con datos fiables, parece ser que los resultados no fueron muy satisfactorios.

         En otro orden de cosas, a finales de ese verano se clausura la estación telegráfica. Como un jarro de agua fría cayó la noticia en el pueblo. La Corporación luchará de forma incansable intentando reabrirla. Pero habrá que esperar varios años para verla de nuevo en servicio.

         En octubre, D. Plácido de la Torre Carrascosa, 1º teniente de alcalde, dimite del cargo alegando enfermedad. Será el inicio de una larga cadena que dimisiones a partir de la primavera de 1925.

         En todo este tiempo que tratamos, en todo el país se venía desarrollando una intensa campaña antimonárquica. Sin embargo, Fuente de Piedra se sumó a la iniciativa encabezada por el Ayuntamiento de Madrid y el sábado 10 de enero de 1925, la Corporación villafontense, por unanimidad, según reza en acta, nombra a los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia, alcalde y alcaldesa honorarios de Fuente de Piedra.

         A partir de entonces, se produce una cadena de dimisiones en la Corporación y ciertos incidentes de interés que al ocurrir en la segunda etapa de la dictadura primoriverista, bajo el llamado Directorio Civil, lo dejamos para otro momento.

Francisco Muñoz Hidalgo

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© generacion-ranos54-55.com