Ranos 54-55
Ranos 54-55

FUENTE DE PIEDRA

 

Personajes con Historia

23

D. EMILIO SERRANO

Más que un médico rural

(Artículo publicado en el programa de las Fiestas de Julio 2006)

D. Emilio Serrano Rodríguez era médico. Un buen médico al que Fuente de Piedra le debe eterna gratitud, ya que en 1873 tras conseguir la plaza se asentó en Fuente de Piedra, cosa que  ninguno de los que le precedieron en el cargo hizo; más bien usaron el puesto de trampolín para saltar a la capital, donde, sin duda, obtenían mayores beneficios económicos, pero sin importarles que atrás dejaban una población desatendida en unos tiempos difíciles  en los que las que las epidemias de paludismo y cólera la azotaban intensamente.

Sin embargo, D. Emilio, licenciado en Medicina por la Universidad de Granada, con un expediente académico extraordinario, no sólo se asentó en el pueblo, sino que vivió en él hasta su jubilación, prestando servicio durante cuarenta años con el sacrificio que la medicina rural supone y recibiendo merecidos elogios por parte de los enfermos, cosa que no ocurrió con otros profesionales que le sucedieron.

Pero hay algo más interesante y singular sobre su persona. Se decía que en una de sus salidas fue asaltado por el célebre bandolero Francisco Ruiz González, alias “Pernales”, cuyo teatro de actuación incluía el término villafontense. Sin embargo, el asalto al doctor acabó por derroteros no imaginados, pues no sólo no sufrió su persona, sino que se decía que selló un pacto con el bandolero.

Si esto fue así ¿Cuáles fueron los términos y condiciones pactados?

Por supuesto que nada quedaría escrito, pero las consecuencias no tardaron en dejarse sentir. A partir de entonces cesaron los asaltos a la población y su término por parte de bandas organizadas de ladrones, bandidos o bandoleros, lo que hace sospechar que tras ello estaba la mano de “Pernales”, ¿cumpliendo lo pactado tal vez?

Y es que Fuente de Piedra, dada su situación geográfica, a caballo entre la serranía de Ronda, Estepa, Lucena, etc., fue punto de paso y a la par de saqueo de múltiples bandas de las que muchas eran conocidas por el número de sus componentes, o por tener jefes tan legendarios como “El Tempranillo” o el propio “Pernales”, u otros no tan populares, pero no por ello menos peligrosos como lo fueron Pinorro, Navarro, Caparrota, El Chato, Chicón, Juan Elías, Quilino, El Invisible, Taco, y otros muchos que actuaron en el término municipal secuestrando, robando, extorsionando o matando.1

¿Qué daba a cambio D. Emilio Serrano? Mucho nos tememos que las ausencias que periódicamente protagonizaba eran para asistir médica o quirúrgicamente a miembros de la banda, pues ésta seguía actuando en las inmediaciones a Fuente de Piedra. Tanto es así que en La Gloria, cortijo del vecino pueblo de La Roda de Andalucía, por delación, los caseros fueron asesinados por la banda dePernales”.

Dicen que D. Emilio nunca quiso hablar de ese pacto, aunque era un secreto a voces y la tradición oral lo recogió, lo transmitió y el médico nunca lo negó.

En la primavera de 1915, D. Emilio Serrano Fernández, presentaba su dimisión al venir arrastrando desde años atrás una afección reumática, necesitada de ser atendida en Málaga.2 La corporación municipal hizo constar en acta que veía con sentimiento dicha dimisión y que igualmente ocurriría con el vecindario cuando se enterase de la noticia al tratarse de un profesor de tan acreditado celo, pericia y abnegación no desmentidos en los casi treinta y nueve años en que desempeñó el cargo.

Y así fue, en efecto, el pueblo reconoció la labor prestada por D. Emilio y no tardó en dedicarle una calle con su nombre: MÉDICO SERRANO, que ha permanecido hasta hace pocos años.3

De este modo, sus méritos como profesional, como ser humano y defensor de los intereses del pueblo fueron reconocidos por  liberales y conservadores, por la derecha y por la izquierda, y prueba de ello es que ni durante la II  República, ni tras el Alzamiento Nacional, en 1936, en que cambió casi en su totalidad el nomenclátor callejero, ni unos ni otros osaron sustituir el nombre de tan ilustre personaje, manteniéndose también durante el cambio llevado a cabo en los años 70.

Sin embargo, casi un siglo más tarde la memoria falló y la calle MEDICO SERRANO, fue sustituida por su nombre primitivo: LA FUENTE, olvidándosenos que aquella placa encerraba algo más, bastante más que un nombre. Allí estaba el reconocimiento popular a un buen médico. Un médico que como los que le precedieron pudo haber optado por una  vacante mejor remunerada, pero que decidió quedarse en Fuente de Piedra atendiendo a unos vecinos en los que las epidemias se cebaban. Un médico que durante cuarenta años recorrió a lomos de mula torda los caminos del término para asistir a los pacientes de los cortijos, con viento y con lluvia,  con frío y calor, administrando vacunas que en poblaciones más importantes eran difíciles de conseguir. Un médico que defendió al vecindario y su jurisdicción del asalto de bandidos, bandoleros y ladrones. Pero pesar de la importancia de su contribución al municipio, D. Emilio cayó en olvido.

Pero aquí estamos para recordarlo, pues bien sabido es que el pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla. Y en eso, Fuente de Piedra, ya tiene experiencia. Pasó con la fuente, que hubo que desenterrarla, y con la iglesia, que hubo que desencalarla. Volver a ponerle a una calle el nombre de don Emilio, o sea MEDICO SERRANO, sería deshacer otro entuerto, lo que sin duda supondría reconocer un error. Pero, de sabios es rectificar y… de bien nacido ser agradecido.

 

 

Fragmento de “Historia Temática Villafontense”

Capítulo.- PERSONAJES CON H ISTORIA:

D. Emilio Serrano

Francisco Muñoz Hidalgo

(Obra en composición)

 

 

 

 

(1) Acerca del bandolerismo en Fuente de Piedra véase el tema del mismo nombre

(2) A.M.F.P. Actas Capitulares de 21 y 28 de abril de 1915.

(3) Sobre este asunto puede verse los temas: El Bandolerismo y Las Calles.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© generacion-ranos54-55.com