Ranos 54-55
Ranos 54-55

FUENTE DE PIEDRA

 

Desastres Naturales

43

LA CRISIS DE SUBSISTENCIA DE 1857

La peor crisis de subsistencia (tipo antiguo) del siglo XIX

El siglo XIX fue realmente cruel para Fuente de Piedra al desestabilizarse su economía por la desaparición de los ingresos procedentes de la “fuente de la piedra” (posadas, mesones…) y confluir otros factores que intensificaron el malestar general (desamortizaciones: civil y eclesiástica, terremoto, hambruna, epidemias, etc.), originando una serie de crisis de subsistencia (tipo antiguo) como las de 1823-25, 1837, 1847, 1856-57... etc.

 

De ellas, la de 1857 es quizá la de mayor significación de todas las sufridas durante el siglo XIX puesto que, aunque su gravedad tuvo un eco nacional, Fuente de Piedra va a ser golpeada con más fuerza que otras poblaciones al darse en ella las premisas fundamentales que explican toda crisis alimenticia. Entre esas circunstancias tenemos:

 

1º. - La ganadería, que dos siglos antes ocupaba el primer puesto en la economía del pueblo, ha venido perdiendo importancia en favor de una agricultura en continuo aumento, que no ha cesado de poner en explotación nuevas tierras1 hasta roturar la práctica totalidad de su término municipal, destinadalas a un cultivo de base cerealista. En estas circunstancias se explica, en parte, que esta crisis alimenticia de 1857 la azotara con más intensidad que a otras regiones.

 

2º. – Un aumento de población, una vez superada la grave crisis epidémica de finales del XVIII. Población que se espiga a un ritmo superior al de otros núcleos urbanos y no cesa de crecer a pesar de la persistencia de las epidemias sufridas unos añós atrás, y más concretamente la padecida el año anterior al de la crisis que venimos analizando, o sea, 1856, que deja a Fuente de Piedra sin médico, con el párroco aquejado de la epidemia y un considerable número de vecinos también afectados del mal. Ahora, este nuevo brote epidémico, al estar la fuente y el Prado ya saneados, tuvo su nuevo chivo expiatorio en la “laguneta” del Cerro del Palo, situada al noreste de La Laguna Salada; cantinela que no se dejará de oir hasta bien entrado el siglo XX.

 

3º. - Desaparición de recursos económicos procedentes de la "fuente de la piedra". No olvidemos que tras la epidemia de finales del XVIII, en que la población casi llegó a desaparecer y también tuvo lugar el levantamiento y saneamiento de la nueva fuente, las propiedades terapéuticas del manantial, al parecer, desaparecieron y a la par, los ingresos que llevaba aparejada.

 

4º. - Las desamortizaciones (Eclesiástica en 1836 y Civil en 1855) que favorecieron la consolidación de latifundios, repercutiendo en un detrimento del campesinado que, sin tierras, se ve  relegado a la condición de brasero, y que a su vez daría como resultado:

 

- Un monocultivo.

- Una concentración de la propiedad.

- La existencia de  un numeroso  proletariado agrícola.

 

Testimonio de esta crisis nos lo facilitan los "mercuriales"2 cuyos datos graban la siguiente gráfica.     

  Esta subida de los artículos que, arrancando de años anteriores alcanza las cotas más altas de precios en 1857 --concretamente en los primeros meses del año--, tenderá a la baja a partir de julio (época de la recolección).

 

En la gráfica vemos que tanto el trigo como la cebada ofrecen una línea de comportamiento en alza similar, mientras que garbanzos y maíz se nos presentan más estables formando cubetas de mantenimiento que tienden a la baja al rebasar el mes de julio. Otros artículos como el aceite, vino y arroz presentan poca variación a lo largo del año.

 

Esta situación provocó altercados en la comarca y más concretamente en Fuente de Piedra, que requirió la presencia de la Guardia Civil para ser sofocados, y cuyo motivo, fundamentalmente, fue la extracción ilegal de sal; vía de escape para salir de la crítica situación.

 

Tras la recolección, el trigo desciende un 37,7% (pasa de 90 rs/fan. a 57) y los garbanzos un 20% (de 100 rs/fan. a 80), tendiendo ambos a ocupar una línea intermedia a partir de agosto (60 rs/fan. el trigo y 90 rs/fan. garbanzos).

 

En conclusión, aunque duros fueron los años anteriores a 1857, en éste se alcanzaría el clímax; al confluir:

 

- que los precios se elevasen al máximo.

- que la población quedase desasistida física y moralmente, sin médico ni sacerdote.

- que el reciente gobierno nacional (La Unión Liberal, con O´Donnell a la cabeza, tras el Bienio Progresista de 1854-56), ofreciera pocas perspectivas de solución.

- que las epidemias siguieran haciendo estragos en la población.

- que el hambre estuviera a la orden del día, en especial entre las clases más menesterosas.

 

        Si bien en toda España no fue un buen año, en Fuente de Piedra, 1857 fue un año aciago.

 

 

Fragmento de “Historia Temática Villafontense

Capítulo.- DESASTRES NATURALES:

La crisis de subsistencia de 1857

Francisco Muñoz Hidalgo

(Obra en composición)

 

 

 

 

(1) Sobre la distribución y explotación de la tierra en el término municipal villafontense pueden consultarse los artículos publicados en esta misma página titulados. “Las Desamortizaciones” y “El primer reparto de tierras”.

(2) (Estadillos que ofrecen series completas de artículos de subsistencia en razón de precios y periodos quincenales)

 
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© generacion-ranos54-55.com