Ranos 54-55
Ranos 54-55

FUENTE DE PIEDRA

El ataque aéreo de García Morato

             Del 18 de julio de 1936 (inicio de la guerra civil) al 12 de agosto del mismo año (ocupación de Fuente de Piedra por las tropas franquistas) median poco más de tres semanas, exactamente 25 días. El pueblo, desde la llegada de la República en 1931 está gobernado por una Corporación republicana, muy moderada por cierto, hasta que en 1936, tras las elecciones del 16 de febrero pasa a manos de radicales de extrema izquierda que favorecerán los graves incidentes que tienen lugar en la llamada Primavera Trágica, que trataremos en otro momento. lo que ahora nos ocupa es el percance producido bajo la última Corporación republicana que, aún sin consecuencias para el municipio, entendemos que es un incidente anecdótico, singular y curioso por el personaje que protagonizó el hecho. He aquí lo ocurrido. 

         La madrugada del martes 4 de agosto de 1936 hay luna llena y a las 02:10 horas, cuando la población duerme, se oye el rugir de un avión que se aproxima. Es un Nieuport 52, modelo de avión fabricado en Guadalajara por la empresa llamada La Hispano (que era una filial de la empresa Hispano-Suiza). Lo conduce un piloto de renombre, Joaquín García Morato, considerado un as de la aviación y el mejor piloto del bando sublevado. Había partido de Córdoba, ciudad a la que prestó protección, y pasadas las dos de la madrugada realizó un bombardeo en picado sobre Fuente de Piedra. La bomba calló en Los Castillejos, por lo que tuvimos una suerte doble, de una parte porque la zona (Castillejos-Villares) entonces estaba despoblada, era un descampado; de otra porque el as de la aviación falló en el lanzamiento cuando en su haber tiene un gran número de victorias, entre ellas el derribo de 40 aviones republicanos. Cabe preguntarse si fue un fallo o sólo quiso avisarnos de lo que venía detrás, o sea, que una semana más tarde, y de madrugada, entrarían las tropas franquistas ocupando el pueblo.

         Después de dejar caer su “regalo” en Fuente de Piedra, García Morato volvía a su base de Córdoba tras hacer un reconocimiento de las poblaciones de Castro del Río y Espejo, según reza en su cuaderno de bitácora o diario de a bordo, y cuyas incursiones fueron publicadas en 1940 por la Editora Nacional bajo el título Guerra en el Aire.

         Es el único incidente aéreo del que tenemos noticias que se produjera en los últimos 25 días de gobierno de la Corporación republicana.

         Más tarde, ocupada Fuente de Piedra por las tropas rebeldes, el pueblo verá pasar a la aviación republicana durante varios meses. Y aunque de forma paulatina va decreciendo la intensidad de éstos avistamientos, el 20 de diciembre tiene lugar un fuerte bombardeo en la comarca que causa el desánimo de la población, según lo refleja el general Varela en una comunicación urgente mantenida con Queipo de Llano al que dice:

         «El bombardeo de Antequera y de los pueblos vecinos es de una intensidad y constancia grandes. Más de 100 bombas han tirado y esto tiene a las poblaciones metidas en los sótanos y muy deprimidas […]»

         Sin embargo, la consulta hecha por el que esta nota escribe hace más de tres décadas a varios vecinos testigos de los hechos, desmiente en parte la comunicación mantenida entre estos dos conmilitones. Es decir, los consultados manifestaron que oían los aviones pasar, «pero no soltaban bombas, sólo pasaban por encima del pueblo». Esto nos lleva a pensar que fueron otros municipios de la comarca los que sufrirían esos ataques. El que ninguno de los documentos consultados haga referencia a incursión aérea alguna viene a corroborar esa hipótesis.

         En definitiva, del ataque aéreo no salimos muy mal parados, del terrestre tampoco fue mal del todo hasta el momento de la ocupación. Ahora bien, lo que siguió después ya es otra historia.

Francisco Muñoz Hidalgo

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© generacion-ranos54-55.com