Ranos 54-55
Ranos 54-55

FUENTE DE PIEDRA

 

Características Geográficas

 

3

 

POBLACIÓN

Sin una población educada,

la democracia no puede sostenerse

(Phylicia RasHad)

Tras la reconquista de Fuente-la-Piedra en 1462 por Rodrigo Ponce de León, la frontera se traslada hacia el sur dando lugar a un primer reparto de tierra una vez alejado, “relativamente”, el peligro de razzias tan frecuentes unos años antes. Pero a estos primeros propietarios de tierras, hoy incluidas en el término municipal villafontense, no se les puede considerar los primeros pobladores,1 pues habría que esperar más de medio siglo para que se empezase a construir los primeros edificios (1547) y se habitara el llamado, Lugar de Fuente de Piedra. Es a estos que construyen y habitan esas primeras viviendas a qienes hay que considera los primeros pobladores que, a su vez, fueron los que secundaron los pasos del que fue el primer villafontense: Pedro de la Cámara, establecido tres décadas antes de que naciese el pueblo actual y del que damos debida cuenta en el tema a él dedicado.2

Quedaba aún mucha tierra por rozar, pero la baja (léase inexistente) demografía no permitía la puesta en cultivo de más tierra. De hecho, la que se había repartido estaban mal explotada. Será a partir de mediados del siglo XVI cuando de forma lenta se irá intensificando el cultivo y la zona se convierte en un centro receptor de pobladores a la busca de trabajo como asalariados, arrendatarios de tierras o al olor del creciente apogeo de la fuente de la piedra, que da origen al pueblo actual. Incluso los hay que se establecen ocupando ilegalmente tierras comunales o baldías; asunto que tratamos ampliamente en otro capítulo de este volumen.3

Sabemos quiénes fueron los primeros propietarios de ciertos lotes de tierras inscritas en el actual término municipal, conseguidas tras el reparto efectuado por el licenciado Juan Alonso Serrano a finales del siglo XV.Pero  será a mediados del XVI, al nacer Fuente de Piedra, cuando empiecen a llegar oficialmente los primeros pobladores.

La continua afluencia de gente que venía a tomar las aguas medicinales propició en 1547 el levantamiento de la entonces vigente prohibición de construir y habitar el Lugar.

El caserío se construye sobre las cenizas de poblados anteriores y se irá expandiéndo progresivamente. Treinta años más tarde existían unas doscientas casas. Ambrosio de Morales y Rodrigo Méndez Silva nos dicen en unos testimonios recopilados por el Dr. Montero, que escribe:

“Es tanto el crédito de las aguas de dicha fuente, que afirman Morales y Silva, que por la frecuencia de los que acudían a ellas se pobló un pequeño lugar por los años 1547, y hoy está la población tan crecida que llega a número de doscientas casas tomándose el lugar el nombre de dicha fuente llamándose Fuente la Piedra.”5

En el capítulo VII de la “Población General de España”, de Méndez Silva, leemos:

“Tiene una laguna de sal, comprendiendo una legua de largo, y media de ancho, de que se provee aquella tierra, y a tres leguas, la afamada Fuente de la Piedra, saliendo a borbotones entre medicinales yerbas, cuya agua es eficacísimo remedio de este mal; siendo tanta la frecuencia de gente, que se pobló año 1547 un pequeño Lugar de su apellido.”6

Doscientas casas en treinta años habría que considerarlo un incremento demográfico excesivo o erróneo si no se hubiesen dado ciertas circunstancias que corroboran y vienen a confirmar este dato. Y es que la ocupación de terrenos baldíos y comunales fue muy intensa en el territorio villafontense en el siglo XVI si tenemos en cuenta lo siguiente:

  • Fuente de Piedra nace en 1547
  • La ciudad de Antequera había prohibido habitar la zona hasta ese momento.
  • En 1577, a treinta años del nacimiento del pueblo, Ambrosio de Morales nos informa que hay más de 200 casas, escribano y cura. Indudablemente todo un logro para la época en que tiene lugar.
  • A partir de aquellos primeros propietarios, no pobladores, de los que quedó constancia oficialmente, vemos como en un cuarto de siglo la densidad de población se dispara a límites insospechados.
  • Visto lo anterior cabe preguntarse ¿A qué se ocupaba toda esta población recién llegada? Sin duda a roturar nuevas tierras: las baldías y comunales.
  • Dada la extensión del término municipal, era mucha la tierra baldía y comunal que se ocuparía de forma ilegal.
  • Para concluir, no podemos olvidar que la situación a la que se llegó en aquel momento se “regulariza” con la Corona en 1576, un año antes de que Morales tomara las notas para editar sus “Antigüedades de las ciudades de España.”

La población no cesa de crecer durante los siglos XVI, XVII y primera mitad del XVIII. Población que se va asentando y trabaja como asalariada, labrando las tierras que pertenecían al clero, cofradías, hermandades y terratenientes.

Desde el nacimiento del pueblo hasta su segregación de Antequera la densidad de población se dispara durante el siglo XVI, sigue aumentando durante el XVII y primera mitad del XVIII para iniciar un alarmante retroceso por efecto de las epidemias de Tercianas y Cuartanas,7 de las que damos debida cuenta en otros capítulos.8

Dicen las crónicas que hubo que repoblar el Lugar, dada la mortandad tan grande sufrida por las epidemias. A partir de la segunda década del siglo XIX cambia el ciclo y de nuevo se produce un aumento de población de forma constante. En 1843 Fuente de Piedra cuenta con 140 vecinos; entendiendo por vecinos casas de familia,9 que agrupaban a varios miembros, es decir, matrimonio, hijos, abuelos, tíos, etc., de forma que el total ascendía, según el leguaje de la época a 460 almas, (3,25 habs. por vivienda) dedicados a la agricultura, la extracción de sal, de la que se surtía el propio pueblo, y la ganadería que de forma constante va descendiendo en favor de la agricultura. A la labor ganadera se dedicaban 35 personas y salvo el maestro y algún que otro artesano como el zapatero o el herrero, el grueso de la población ejercía las labores agrícolas. Una agricultura que está en constante crecimiento por el aumento de terrenos puestos en explotación por la roturación de nuevas tierras.10

En 1848 la población casi se había duplicado respecto al quinquenio anterior. Ahora contaba con 155 vecinos (casas de familia), que sumaban un total de 722 almas (4,65 habs. por vivienda);11 la mayoría dedicada a la agricultura, necesitada de más mano de obra debido al aumento de tierras de cultivo,12 un porcentaje de población cada vez menor dedicado a una ganadería en constante retroceso y una minoría dedicada al sector servicios que aunque va aumentando, lo hace muy lentamente.13

En 1855 el número de vecinos era ya de 195.14 La población no cesa de aumentar  a pesar de que la mortandad, sobre todo entre la población infantil, era muy grande.15 Los datos de ese verano de 1855 nos presentan un número de nacimientos igual al de defunciones. Pero de los 8 fallecidos sólo 2 eran adultos;16 y de los seis restantes ninguno alcanzaba los dos años de edad.17 Aunque ese trimestre la población quedó igualada, el crecimiento vegetativo iba en aumento a pesar de las epidemias --que persistían, si bien no con la virulencia de las sufridas en la segunda mitad del siglo anterior-- y demás desastres por los que pasaba el municipio. Hubo excepciones y algún año que otro también se produjo un retroceso en el número de habitantes como ocurrió en 1856, año en el que  el número de vecinos empadronados fue de 184.18

En 1857 Fuente de Piedra contaba con un total de 246 casas de las que 211 estaban dentro del casco urbano y 39 en el campo (cortijos), albergando un total de 1.018 personas de las que 888 residían en el pueblo y 130 en cortijos.19

En 1860 se produce un retroceso. Se contabilizan (probablemente sea otro error) 153 edificios en el casco urbano y 48 cortijos poblados permanentemente, excepto dos de ellos (1 en el campo y otro en el núcleo) que se habitaban temporalmente, haciendo una suma total de 203 edificios, sin contar la parroquia.20

La actualización del nomenclator callejero de 1862 nos informa que en el barrio de "La Realenga" hay 5 chozas, entendiendo que es a partir de ese año cuando empieza a habitarse dicho barrio, toda vez que el nomenclator anterior no recogía dato alguno al respecto.

A pesar de múltiples inconvenientes, Fuente de Piedra crecía a un ritmo elevado. En 1867 nacían 46 niños (24 varones y 22 hembras).21 Este crecimiento contante sufre un revés en 1868, posiblemente debido a una mala confección de la estadística, pues no consta ni hay indicio alguno de emigración, epidemias u otros signos adversos en estas fechas y la mortandad tampoco hizo estragos alarmantes, ni presenta datos que induzcan a justificar ese retroceso. Otro tanto ocurría en 1898, pues de 1.561 habitantes del censo anterior, se bajaba a 1.408, lo que se traduce en una merma de  153 habitantes, equivalente a un 10% sobre el censo precedente, o sea, del año anterior, lo cual no deja de ser un dato alarmante, del que tomó nota la Junta Provincial de Málaga,  que así lo hizo constar.22

Los errores en la confección de estadísticas y padrones eran frecuentes. Por este motivo, el de riqueza confeccionado en 1850 presentaba datos tan poco fiables y ambiguos que fue devuelto para su nueva confección.

La población siguió descendiendo. En 1906 contaba con 1.261 habitantes, produciéndose a partir de esta fecha un considerable aumento demográfico, pues en 1910 Fuente de Piedra pasó a contar 329 edificios y albergues y 2.588 habitantes, repartidos en las siguientes entidades de población:

-    Casco urbano             250 edificios    1.352 habitantes.

-    Barr. La Realenga        14    “                  54     “

  • Grupos inf. y edif.
  • diseminados                65    “              1.182     “

Los datos registrados desde principios del siglo XX son más coherentes y fiables. En 1920 la población total ascendió a 1918 habitantes; subiendo a 2.597 en 1940 y una década más tarde, en 1950 a 3.020; para empezar un progresivo descenso motivado por la emigración en las décadas siguientes. Así, en 1960 se contabilizaron 2.543; en 1965, 2.342; el censo de 1970 arrojó 2.178; el de 1975 descendió a 2.050; el de 1981 lo incrementó alcanzando 2.083 y el de 1986, 2.159. El de 1991 arrojaba 1.931 habs.  y antes de finalizar el siglo y milenio no se superaban los dos millares, pues en 1999 el censo fue de 1.940 habitantes. Habría que esperar a 2003 para superar los 2000 habitantes, alcanzándose ese año los 2024.

Un crecimiento importante se produce en la primera década del siglo, alcanzándose el máximo número de habitantes en 2011 con una cifra de 2.837 hab. cifra que empieza de forma lenta a bajar en los años sucesivos hasta quedar en 2016 en 2.525.23

Comparando los censos desde 1910 a 1986 se aprecia una disminución de población a partir de 1950 de forma paulatina, producida por la emigración hacia zonas más industrializadas y un aumento de la misma desde 1975 motivada a un aumento natural de natalidad y a la inmigración de la que van haciendo aparición los primeros focos.24 Pero el verdadero incremento se observa en la primera década del actual siglo consecuencia del número de viviendas ofertadas y su precio, considerablemente inferior a los de las poblaciones vecinas, convirtiendo a Fuente de Piedra en ciudad-dormitorio al tener un considerable número de vecinos, su trabajo en Antequera e incluso la capital, Málaga, a donde se desplazan diariamente.

En 1986, aún quedaban cortijos habitados, situación hoy inexistente dadas las características y avances en agricultura. Estos eran:

CORTIJOS:

La Coneja, San Luis, Chaparral, Las Monjas, San José, Febrero, El Torquillo, San Rafael, Villa Cruz, Chimeneas, Cabrera, Blancares, Buena Vista, la Caridad, La Herriza, Vista Hermosa, Campos, Las Latas, Los Piquetes, Los Frailes, La Torquilla, El Cuco, La Plata, Vista Alegre, Corrales, La Torca, San Isidro y Cortijo Casería La Marquesa.

HUERTAS:

Huerta Primera, Huerta Segunda, Huerta La Noria y Huerta de Mora.

CASERIAS:

Casería La Marquesa.25

 

 

Fragmento de “Historia Temática Villafontense”

Capítulo.- CARACTERÍSTICAS GEOGRÁFICAS:

 Población

Francisco Muñoz Hidalgo

(Obra en composición)

 

 

 

 

NOTAS

1.- Cuando decimos primeros pobladores nos estamos refiriendo a los villafontenses que se establecieron en el pueblo a mediados del siglos XVI, es decir a los que fundaron el pueblo actual. Las poblaciones que existieron con anterioridad pertenecieron a períodos históricos anteriores. Para ampliar conocimientos véase del mismo autor Crónica de Fuente de Piedra y su Laguna Salada. Edit. CEDMA: Centro de Ediciones Diputación de Málaga. Málaga 1998. pág. 25-64.

2.- Sobre este personaje véase el tema del mismo nombre en el bloque Personajes con Historia.

3.- Véanse los capítulos del bloque dedicado a La tierra

4.- Ibidem, apartado El primer reparto de tierra tras la Reconquista

5.- LIMON MONTERO: Espejo Cristalino de las Aguas. Alcalá de Henares, 1697, pág. 105.

6.- MENDEZ SILVA, R.: Población General de España. Cap. VII, págs. 118-119.

7.- Paludismo y malaria.

8.- Véase sobre este asunto los temas titulados: Las Epidemias y La Sanidad Pública.

9.- Si sabemos que en 1577 había 200 casas y no cesa el aumento demográfico durante dos siglos, hasta que las epidemias de la segunda mitad del siglo XVIII le pone freno, y un siglo más tarde (1843) sólo había 140 casas nos podemos hacer una idea de los estragos y magnitud alcanzada por dichas epidemias.

10.- A.M.F.P. Doc. Sec. Año 1843 Doc. Nº 4

11.- En sólo un quinquenio se produce un incremento del número de habitantes del 43%, es decir que de 3,25 hab. por vivienda se pasa a 4,65. Este crecimiento vegetativo lo explica la llegada de nuevo vecinos al haberse puesto nuevas tierras en roturación, el aumento del número de hijos por familia y una notable mejora de las condiciones higiénicas y sanitarias. 

12.- Véase sobre este asunto el apartado Las Tierras

13.- Ibidem Año 1848 Doc. Nro 132

14.- Ibidem Año 1855 doc. Nº 65

15.- En concreto, en los meses de Julio Agosto y Septiembre de 1855, es decir, durante el tercer trimestre habían nacido 8 personas (4 hembras y 4 varones), se había producido un casamiento (ella con 24 años y él con 32). Sin embargo, ese trimestre se cobró el mismo número de vidas que el de nacimientos, es decir 8 (2 varones y 6 hembras).

16.- Además uno de ellos muy longevo, murió a los 90 años, el otro a los 40

17.- A.M.F.P. Doc. Sec. Año 1855 doc. Nº 100

18.- Ibidem Año 1856 doc. Nº 327. Sin embargo, estas cifras hay que considerarlas con mucha reserva, puesto que la realidad era bien distinta a lo expresado en los documentos, ya que si bien el diferencial entre nacimientos y muertes estaba muy equilibrado, la población no cesaba de aumentar por la afluencia de gentes que llegaban al municipio y se asentaban ocupando en parte las vacantes dejadas por las epidemias a las que antes nos hemos referido.

19.- Ibidem Año 1857 doc. Nº 413, 460.

20,. Ibidem Año 1860 doc. Nº 73

21.- Ibidem Año 1868 doc. Nº 18

22,. Ibidem Año 18868 doc.S/N 14/1/1898

23.- Fuente: Ayuntamiento de Fuente de Piedra. Censos de Población. Negociado de Estadística.

24.- Ibidem.

25.- En 1986 existian otros edificios diseminados a los que no se hace referencia por encontrarse a la sazón deshabitados.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© generacion-ranos54-55.com