Ranos 54-55
Ranos 54-55

FUENTE DE PIEDRA

 

La tierra

 

3

LAS DESAMORTIZACIONES DECIMONÓNICAS 

(Artículo publicado en el programa de las Fiestas de Julio 2010)

Cuando a principios del siglo XIX, se procede a la segregación de Antequera para constituirse en municipio el “territorium” villafontense va a quedar conformado por la unificación de los partidos llamados: Fuente de la Piedra, Rincón de la Laguna, La Rábita, El Risquillo, Laguna Salada, Las Vicarias, Los Blancares, El Navazo, Los Visos, Las Albinas, Sequera, La Serafina, Las Arenas, Cabrera, etc., de límites todos y cada uno de ellos, un tanto dudosos.

Durante cuatro siglos, de forma constante, aunque lenta debido a la baja demografía, parte de estas tierras se venían rozando para ponerlas en explotación, al tiempo que se desecaban algunas zonas pantanosas, tanto las más próximas a la Laguna, (zona comprendida entre Campos y Las Latas), como las más alejadas (Albinas).1

La extensión del término municipal de Fuente de Piedra podemos decir que es relativamente grande respecto a la de los pueblos que lo limitan. No obstante esta particularidad, a principios del siglo XIX pocos vecinos podían acreditar la titularidad de sus tierras, pues la mayor parte pertenecía al clero o a individuos de clase acaudalada que mantenían su residencia en Antequera, Granada o Madrid y las arrendaba a los vecinos que eran los encargados de ponerlas en explotación.

Respecto de las tierras que pertenecían al clero, cofradías o hermandades, etc. (la mayoría mal explotadas), en 1836, con la desamortización de Mendizábal pasan a poder del Estado que, o bien las cedía a alguna institución pública, como ocurrió con La Rábita, que pasó a depender del Establecimiento de Beneficencia de Antequera, o bien las sacaba a subasta para obtener de ellas un mayor rendimiento. De todo esto, fue la clase acaudalada la que se benefició pues era la única que financieramente estaba en condiciones de pujar en estas subastas.

Sólo hubo una excepción: las tierras de Las Albinas y 25 fanegas en Los Visos, éstas últimas pertenecientes al convento del Carmen Calzado de Antequera, las cuales, fruto de la desamortización pasaron en la subasta a un vecino del pueblo. Sin embargo, dos décadas más tarde estas tierras seguían siendo propiedad del Estado, al no haberse satisfecho los importes y plazos exigidos en la subasta.

¿Por qué no fueron satisfechas las cantidades?

La explicación puede estar en que habían sido roturadas de tiempo atrás por vecinos del municipio –de forma ilegal, como hacía siglos que se venía haciendo-, y las venían explotando sin que existiese título de propiedad alguno a su favor y sin haber satisfecho ningún tipo de impuesto sobre las mismas, como quedó de manifiesto en 1855. Sin embargo, se consideraban propietarios de ellas al margen de títulos de propiedad. Esto dio origen a la creación de 62 expedientes a los que hace referencia un documento de secretaría conservado en el Archivo Municipal de Fuente de Piedra2 que textualmente dice:

“… los fundamentos que tiene para pertenecer al Estado los terrenos roturados por varios vecinos que constan en los 62 expedientes son el haber sido tierras abandonadas sin dueños conocidos de tiempo inmemorial, sin que los roturadores hayan hasta el día pagado á persona ni corporación alguna renta ni canon de ninguna especie...(sic)… de cuyos beneficios han querido gosar”

 

Dos décadas más tarde aún quedaban terrenos pendientes de adjudicar de la desamortización de Mendizábal, que seguían siendo explotados por vecinos, obteniendo los beneficios del fruto, pero cuyo titular era el Estado. Entre estos estaban:

1 fanega de regadío en el camino de Alameda.

8 fanegas en Los Visos

2 aranzadas de huerta (en el ruedo)

9 aranzadas y media de regadío (también en el ruedo)

7 fanegas en La Vicaria

3 fanegas y ½ en Los Castillejos.

8 fanegas en La Coneja

4 aranzadas en La Serafina

1 fanega y ½ en El Tesorillo.

½ fanega en Los Arenales.

4 fanegas en Los Chaparrillos

4 fanegas en Cabeza de Negro

1 fanega en La V. de la Esperanza.

6 fanegas en Quintero

73 fanegas en el cortijo de Campos.

En esta situación, cuando en 1855 tiene lugar la desamortización civil, es decir la llamada desamortización de Pascual Madoz y la autoridad malagueña solicita la relación de “tierras de propios”, o sea, terrenos de titularidad municipal, para sacarlos también a subasta, Fuente de Piedra notifica que no posee tierras de ésta índole, ya que las que no pertenecen ahora a particulares son propiedad del Estado, incluyendo la propia Laguna Salada que había sido un bien de “propios”, pero de Antequera, puesto que, cuando fue donada por Juan II de Castilla, Fuente de la Piedra como entidad de población no existía y cuando nace en 1547 lo es como arrabal de Antequera y, posteriormente, cuando le fue arrebatada por Felipe V (1711) y pasa a manos del Estado, Fuente de Piedra aún seguía siendo una pedanía antequerana. Un siglo más tarde, en 1820, Fuente de Piedra se segrega de Antequera y determinar con exactitud los límites del “territorium” municipal fue tarea ardua y duradera que abordamos en el siguiente capítulo que titulamos: De Pedanía a Municipio.

 

 

Fragmento de “Historia Temática Villafontense”

Capítulo.- La tierra::

Las desamortizaciones decimonónicas

Francisco Muñoz Hidalgo

(Obra en composición)

 

 

 

 

[1] Sobre este asunto se pueden consultar los dos apartados anteriores que conforman con el presente el bloque titulado La tierra.

[2] A.M.F.P: Documentos de Secretaría. Año 1856, Doc. Nº 199.   

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© generacion-ranos54-55.com