Ranos 54-55
Ranos 54-55

FUENTE DE PIEDRA

Lugares con Historia

13

EL PÓSITO DE FUENTE DE PIEDRA

Conocido como "CASA PANERA"

(Artículo publicado en el programa de las Fiestas de Julio 2000)

El “PÓSITO” en Fuente de Piedra, era conocido como “Casa Panera”. Los pósitos fueron graneros especiales de trigo, con objeto de abastecer de pan al público en las épocas de carestía y prestar grano a los labradores para la siembra o consumo en los meses de escasez, librándoles así de caer en las garras de la usura. De aquí su triple naturaleza de institución de policía de abastos (contención de precios), servir de crédito agrícola y de beneficencia.

Fuente de Piedra fue una de las pioneras en la fundación del pósito. Se creó allá  por 1600 según reza en sus documentos. España lo había sido a su vez respecto a otros países. Fue implantándose a principios del XVI, pues según Bobadilla en su “Práctica de Corregidores”1 decía que “se usaban hacía pocos años.”

Si quisiéramos encontrar algún paralelismo entre el “pósito” y otras instituciones similares anteriores, podríamos equipararlo a los llamados montes faraónicos, o los alhorí  árabes, aunque su funcionamiento no fue exactamente el mismo.

El “pósito” de Fuente de Piedra nació como establecimiento privado, por iniciativa de los primeros pobladores de la villa según datos que se conservan. Finalmente pasó a manos de la administración como la de tantos otros pueblos y esa sería su ruina.

Los pósitos desde su creación fueron públicos, también llamados concejiles o Reales (Administrados por el Ayuntamiento y sometidos a la legislación del Estado). Pero como Fuente de Piedra se anticipó, pasó del primer caso al segundo, o sea, de privado a público y esa, repito, fue su ruina. El cambio de titularidad de privado a público se producía en 1792, cuando Carlos IV lo convirtió en Institución Real de Crédito Agrícola, administrado por el Ayuntamiento y supervisado por el Estado, el cual estaba obsesionado con el tema del “arca de tres llaves”, tanto para el dinero como para el depósito de grano. Llaves que obraban en poder de otros tantos personajes. En Fuente de Piedra poseían estas llaves el alcalde, un regidor-diputado y un depositario. De esta forma se pretendía que los tres cargos tuviesen constancia de todo movimiento que se llevara a cabo.

Carlos IV intentó hacerse con los Pósitos, a los que prestó (a mi juicio) una atención fuera de lo común, mientras dejaba de lado cuestiones políticas de importancia capital para el país, así como a su mujer, María Luisa, que no tuvo problemas para encontrar un sustituto en Godoy.

Por aquéllas fechas, Fuente de Piedra, arrabal de Antequera, sufría el estancamiento de las aguas de la “fuente de la piedra”, las epidemias de tercianas, etc. Se dieron instrucciones precisas para que se levantasen las aguas estancadas y parte de su costo se sacó del pósito. Al mismo tiempo, dado que no debía reunir muy buenas condiciones la llamada Casa Panera, que es donde se custodiaba el dinero y el grano, se dieron igualmente instrucciones para la construcción de dicho "pósito". Se exigió que estuviese en un lugar seco y ventilado, que tuviese siete varas de fachada, entre otras sugerencias. Pues bien, el lugar más “ventilado” y “seco” que se encontró no fue otro que un solar, entonces ocupado con cabras y ovejas, propiedad de un tal Juan de Matas, que se levantaba a la espalda de la “fuente de la piedra”. Exactamente, donde hoy se encuentra la entidad bancaria Unicaja.

¿Estaban ciegos los que tomaron esa decisión? La verdad es que la construcción final, (que conocí personalmente porque viví en ella) no reunía ninguna de las dos condiciones. Era fresca a más no poder por encontrarse la parte trasera de la vivienda incrustada en la roca, y seca, ya me dirán, con las aguas de la fuente brotando en sus mismas narices y la fachada orientada al  norte.

La Casa Panera fue trasladada desde, sabe Dios dónde estuvo antes, hasta el citado lugar, aunque eso sí, muy segura para la época, con sus vigas de pino de Flandes y demás. Y allí se colocó el arcón de tres llaves y el despacho y el granero, también con sus tres llaves como establecían los cánones.

Como edificio público “seguro”, hizo también la función de cárcel. Y allí iba a parar todo aquél que era cogido “in fraganti” hasta que lo trasladaban a Antequera que contaba con mejores medios.

Retomando el funcionamiento de la “Casa Panera” como institución de crédito agrícola, tras el reinado de Carlos IV, como habíamos dicho, dejaba mucho que desear. Cada vez que surgía una emergencia -lo cual era muy frecuente-, se recurría a la Casa Panera. Podríamos decir que funcionó como una hucha de emergencia.

Y así fue pasando el tiempo hasta que hubo que rendir cuentas seriamente en 1843. Y digo seriamente porque, los años que le precedieron, los números se tiraban sobre el papel según cayeran, y no hubo quejas, y si las hubo no hay constancia de ello. Pero ahora sí, en 1843 hubo que rendir cuentas. Eso de justificar las entradas y las salidas. Y no había forma de cuadrar el Cargo y la Data. Las autoridades esperaban ese cuadre y los ediles empezaron a mirarse unos a otros a ver quien era el valiente que daba un paso al frente. A falta de voluntarios, el alcalde no tuvo más remedio que armarse de valor y ponerse a escribir con ayuda de su secretario.

Estudiaron la situación y empezaron por “hacer la pelota” al supervisor, un tal D. Antonio Ramírez Arcas, (quien por cierto no se dejó arrastrar tras los múltiples halagos) y a continuación pasaron al combate. De todo lo que se hizo queda constancia escrita. Como no tiene desperdicio hemos optado por reproducir el documento en su integridad, respetando faltas, giros, puntos y comas... y presentándolo tal como salió de boca del alcalde y pluma del secretario. El escrito dice así:

 

Sr. Coronel D. Antonio Ramírez Arcas.

Esta corporación Municipal‚ individuos que concurrie-ron a emitir sus votos en la urna electoral; no podian menos de lisongearse con un felis exito al dar sus votos en favor de su E.S. mediante a las noticias que tenian de sus Virtudes civicas en favor de los dchos (derechos) incontrastables de los pueblos; y asi es que se lisongean de la buena eleccion echa, y provada ya por esperiencia al ver su atento escrito que se ha resivido con la fha (fecha) de 29 de Septbre ultimo: Y contando con la proteccion que su E.S. propone haser en favor de este vesind (vecindario); el Ayuntamiento le manifiesta las nesesidades que deven remediarsele asaver = En este pueblo hay un posito comun de granos denominado hoy N.; (Nacional) y su primitivo nombre lo tomó al tiempo de su creacion por los años de 1600, razon   que constituyó su primer fondo varios vesinos de este pueblo. En el dia consta este establecimiento de 2500 fanegas de trigo, la mayor parte conproblable, al menos que no se dejaren pereser sus vesinos y con todo no podria reintegrarse sus fondos por que   la mitad de los deudores faltarian los vienes de fortuna. Estos establecimientos tanto en este pueblo como en los demas de la Nación; son ya en el dia sumamente perjudiciales a sus vesinos, por la escandalosa arministracion y perdidas que han tenido desde la guerra de la independencia del año de 1808; por otra parte radica en el termino alcavalatorio de este pueblo unas 200 fanegas de tierra calma que sus vesinos roturaron por ser incultas y pantanosas antes de su cultivo y las han traido   lavoreables y permanentes a fuerza de continuados gastos y travajos personales haviendo ya mas de 30 a. (años) las difrutan en quieta y pasifica posecion; pero el caudal comun de propios de la ciudad de Antequera quiere apropiarselas fundado en privilegios antiguos que ya han caducado; por lo que cree este Ayuntamiento deve corresponder a su pueblo puesto que lo tiene en su ruedo y tantos sudores a costado a sus vesinos para haserlo frustifero y venir muy provechoso a sus vesinos se aplica sus cánones a favor de un Maestro de 1/as letras que por haverlo se carese de la mas presisa instruccion; y no se ocultara a su E.S. los transsendentales males que suele traer consigo la falta de instruccion; y al mismo tiempo asegurarian su propiedad los senareros(?). Este ayuntamiento pudiera esplanar mas las dos particulares de que le habla; pero confia en su notoria saviduria y buenos sentimientos manifestados por su E.S. aquien se ofrese esta corporacion con los mas sinseros deseos de poder servirle y complaserle. = Dios G.(guarde) 5 de Octbre de 1843.

 

El escrito lo firman el Alcalde y el Regidor; el Depositario no sabe y lo hace con una X.

Dado que el escrito hizo poca mella en la “sensibilidad” del Sr. Ramírez Arcas, vuelven a insistir un año más tarde (1844), y en él descubrimos que los villafontenses se habían apropiado del grano en 1810 para evitar que cayese en manos de los franceses, que por esas fechas andaban por nuestro suelo. Ahora son muchos los vecinos que para que les sean perdonadas sus deudas firman la exposición de hechos. Bueno lo de firmar es un decir, como no sabían y aún no se estilaba eso de dejar la huella, ponían una X junto a su nombre y ya habían cumplido. En el último pliego del documento, donde se debiera recoger la rúbrica de las firmas, sólo aparecen cruces. No hemos de olvidar que en aquél tiempo, aparte del secretario, el médico, el cura y alguno más, era difícil encontrar a alguien que supiese leer o escribir su nombre.

Como resulta igual de interesante ese documento, hemos creído conveniente reproducirlo también respetan-do su escritura. Comienza:

 

Los esponentes que abajo firman y señalan de cruz vesinos de esta Poblacion y deudores a los fondos de trigo a  su Posito comun de granos a V.V. con el devido respeto dicen: Que la mayor parte de las obligaciones que tienen echas en dcho (dicho) establecimiento son hereditarias; aun cuando en algunos resultan las escrituras otorgadas por los que hablan, prosede esto de haberse hecho varias reobligaciones de orden del Gobierno, ó por la prevision de sostituir unos fiadores a otros. Tamvien en tiempo del absolutismo2 solian ver vejados con ejecuciones y apremios monstruosos, y no dándoles ningún respiro se veían obligados   reintegrar contrayendo otros empeños, que para cumplir con ellos no tenían otros recursos que volver a sacar trigo del  mismo Posito. Los antesesores de los que esponen sacaron realmente el trigo que estos adeudan, aunque no en cantidad igual a los debitos del dia; pues estos han subido a mas de un duplo por causa de la cres de medio celemin por fanega anualmente. Pero el origen de estos empeños fue eminentemente Nacional y patriotico como se va a manifestar. En fines del año de 1809 y principios de 1810 proxima la invasion fransesa en esta provincia de Malaga, se reunieron los Padres y abuelos de los que hablan y se repartieron todo el trigo existente para librarlo por este medio como lo consiguieron, de que se lo llevaran los franseses. No fue esto solo, sino que firmes en su proposito, sufrieron mil apremios y vejaciones de los Españoles que mandaban a nombre del Gobierno intruso y acosta de sus propios intereses lograron sacar libres los fondos de un establecimiento creado en gran parte por sus antepasados: de otro modo hubieran desaparesido como otros tantos en la peninsula. Es de arvertir que este posito deve su creacion a un donativo voluntario que hisieron estos vesinos y por eso es comun. Las continuas vicisitudes y trastornos que ha sufrido esta trabajada Nacion desde 1808 y aun antes, han hecho vien infeliz la suerte de los pueblos y de los particulares como es vien notorio no siendo el menos perjudicado este, pues sufrio un orroroso saqueo por los invasores en 1810, por su conosida adhesion a la causa de la independencia.  De este modo peresieron casi todas las fortunas de sus vesinos al mismo tiempo que el Posito quedo intacto.  En el año de 1823 contribuyo este establecimiento, con sierta cantidad para la causa Nacional y el Gobierno absoluto hiso que se reintegrara a costa de los vesinos. Los esponentes nacidos en mejores dias e hijos de unos Labradores acomodados han visto desapareser sus fortunas y para colmo de sus desgracias las pocas fincas que les quedan las tienen ipotecadas al posito para la seguridad de sus adeudos; siendo seguro que aun no vastan para cubril (repite) para cubrir una mitad. En vano reclamaron al Gobierno real para que enconsideracion   estos antesedentes, se les perdonara siquiera una mitad, ó alo menos se les redujeran sus devitos a lo que eran en fines de 1809 con lo que quedaba el posito muy favoresido: estas justas quejas ó reclamaciones no meresieron ser hoidas; y ya desesperaron de todo beneficio y proteccion sino tuvieran una grande fe en el por venir fundada en las instituciones que felizmente nos rigen. Si señor, seguramente es llegado el tiempo de oir clamores de los pueblos, y norabuena que no se estingan estos fondos, pero que se tenga en consideracion tanta escases y tanta miseria para aliviarla siquiera por un medio que no es gravoso de ningun modo a  el Estado. Por todo lo dcho (dicho).

A V.V. Suplican los que subcriben, se sirvan perdonarles sus adeudos de trigo, mandando canselar las Escrituras de obligación, y sinó estubiese esto en las atribuciones de la Municipalidad, tomarla a lo menos en consideracion.

 

Como vemos toda una odisea desde que la Casa Panera o Pósito de Fuente de Piedra pasó del común a manos de la Corona.

El Pósito siguió existiendo hasta después de la Guerra Civil Española, pero eso ya es otra historia.

 

 

Fragmento de “Historia Temática Villafontense

Capítulo: LUGARES CON HISTORIA:

El Pósito

por Francisco Muñoz Hidalgo

(En composición)

 

 

 

 

 

 

(1) Jerónimo Castillo de Bobadilla (1547-1605), vinculado a la Escuela de Salamanca, cursó estudio de leyes, fue corregidor en Soria y Guadalajara, letrado de las Cortes de Castilla y fiscal de la Chacillería de Valladolid. Publicó su "Política para Corregidores" en 1597, y estuvo al servicio de la monarquía del momento: la España de Felipe II.

(2) Refiérese a los años 1814-1820 y 1823-1833, bajo el reinado de Fernando VII, quedando excluido 1820-1823, es decir el Trienio Liberal que tuvo comienzo con el levantamiento del General Riego y puso fin la entrada de los Cien mil hijos de San Luís.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© generacion-ranos54-55.com